Centenario Antonio Buero Vallejo

CARLOS BUERO, HIJO DE ANTONIO BUERO VALLEJO, VISITA NUESTRO CENTRO

2

Enmarcado dentro del programa de actuaciones que el IES Antonio Buero Vallejo lleva a cabo para homenajear el centenario del nacimiento del dramaturgo que da nombre al centro, Carlos Buero, hijo del autor, ha participado en una charla-coloquio con alumnos en el salón de actos del Instituto. Acompañado del  director provincial de Educación, Cultura y Deportes, Faustino Lozano, del presidente de la Fundación Siglo Futuro, Juan Garrido, y de la directora del centro, Elena Tecedor, Carlos respondió a las preguntas de los alumnos en relación a la vida y obra de su padre.

A su llegada al centro, Carlos Buero se interesó por una serie de dibujos y esculturas realizados por los alumnos e inspirados en la figura literaria de su padre. Entre ellos se encontraba el cartel ganador para anunciar el “I Certamen Literario Antonio Buero Vallejo” que organiza el centro anualmente con el objeto de fomentar la capacidad literaria del alumnado y en el pueden participar  todos los institutos de Guadalajara.

Tanto la directora del Buero como el director provincial de Educación agradecieron a Carlos Buero su entera disposición a participar en los actos de homenaje programados. La profesora María Dolores García Castro, en un gran discurso, introdujo al auditorio en el contexto histórico de la obra de Buero Vallejo a través de una exhaustiva descripción de las diferentes influencias de su creación en el marco literario pasado y actual. Durante el coloquio, Carlos destacó que “detrás del nombre siempre hay un hombre”, con la intención de impulsar a los alumnos a encontrar su propio camino para expresar su creatividad al igual que hizo el dramaturgo cuando encontró en el teatro su vía de realización personal. También señaló que se puede aprender de las dificultades que encontró su padre en su carrera literaria y cómo las solventó con éxito para ayudar a los jóvenes estudiantes en su futura vida laboral.

Posteriormente, el grupo de teatro integrado por alumnos del centro ha representado una lectura dramatizada de diferentes fragmentos de las obras más representativas del dramaturgo como son “El tragaluz” o “Historia de una escalera” como muestra de las diferentes actuaciones que llevan realizando a lo largo del curso.

Como colofón al acto, los asistentes han disfrutado de un excelente almuerzo elaborado y servido por los alumnos de los ciclos de Cocina, Gastronomia y Restauración en la Escuela de Hostelería perteneciente al centro.

Aqui podeis encontrar los enlaces del acto en los diferentes medios locales:

1

CONCURSO PERIODÍSTICO DE LA FUNDACIÓN SIGLO FUTURO PARA EL IES ANTONIO BUERO VALLEJO DE GUADALAJARA

dibujo-buero

Vicente Ortega Galindo, alumno de 2º Bachillerato del IES Antonio Buero Vallejo, ha sido el ganador del “Concurso periodístico de la Fundación Siglo Futuro” en torno a la obra del dramaturgo. A continuación les ofrecemos su magnífica crónica periodística sobre dicho evento:

La estela de Buero

Guadalajara. Teatro Moderno. Sobre las ocho de la tarde daba comienzo, con motivo del centenario de su nacimiento, un coloquio sobre el pasado, presente y futuro de la obra de Antonio Buero Vallejo.
Por cortesía del Ayuntamiento de Guadalajara y de la Fundación Siglo Futuro, comparecían sobre el escenario y resguardados tras una mesa Mariano de Paco, junto a su esposa Virtudes Serrano (profesores en la Universidad de Murcia) y Ana María Leyra (profesora en la Universidad Complutense de Madrid). Lo hacían frente a un público vistosamente heterogéneo. Y es que a la mesa redonda asistieron alumnos de los institutos Brianda de Mendoza y Antonio Buero Vallejo, a fin de extraer la información necesaria para elaborar la presente crónica sobre el debate.
Y así, ante un lleno patio de butacas ocupado por varias generaciones, y concluidas las presentaciones y los sinceros agradecimientos a las instituciones pertinentes, era Carlos Buero Rodríguez, hijo del dramaturgo, quien tomaba la palabra y abría el cuerpo de la charla.
Con las primeras intervenciones, los tres catedráticos desvelaron que no eran simples peritos en la obra de Buero, sino que habían sido cercanos colaboradores y amigos del escritor, y que aún hoy son estandarte de su legado. Anécdota tras anécdota, descubrían a los asistentes la imagen afable, cordial, abierta y humilde de un hombre cuya aportación nunca se conformó con la pluma. Recordaban cómo fueron atraídos por sus creaciones; sus primeros contactos como meros estudiantes y admiradores, y cómo la campechanía de Buero terminó por estrechar su relación hasta la más cercana amistad.
Más tarde, la batuta de Carlos Buero llevó la mesa redonda hacia vertientes de carácter más técnico. Cómo, a pesar de ser considerado por muchos un autor realista, una interpretación más profunda de los textos del escritor permite conocer una envoltura simbólica que ahonda con serena naturalidad en las aspiraciones más trascendentes del hombre. De cómo refleja en sus obras la pretensión humana de dominar lo absoluto. De cómo, desde su naturaleza imperfecta, el hombre anhela todo aquello que no puede poseer. “Ser ciego y querer ver”, en palabras de Ana María Leyra, haciendo referencia a la célebre obra de Buero, En la ardiente oscuridad.
Comentaban también la menos popular obra pictórica del dramaturgo y su profunda relación con la música, según él mismo, el único arte capaz de reflejar íntegramente el dolor humano.
Avanzando la tertulia, los catedráticos pasaron a analizar otra relación antitética presente en los personajes de Buero. Aquellos contemplativos o pasivos, que rehúyen a intervenir en la trama, frente a los activos, que ejercen su libertad de decidir y actuar en consecuencia. Sin embargo, los versados ahondaban en el trasfondo moral que el escritor propone en sus obras. “El activo no puede arrasar con el mundo que lo rodea, toda acción debe ser positiva, nunca destructiva” sintetizaba Ana María.
Sumergidos en las sugerentes cuestiones que Carlos Buero había propuesto, concluyó la mesa redonda-coloquio tras una hora y media aproximada de duración.
Y así, 100 años después de su nacimiento y 16 después de su muerte, Antonio Buero Vallejo es capaz de reunir a lectores y no lectores, jóvenes y mayores, no sólo alrededor de su obra, sino de su propia persona, de ese poso personal que dejó en ella y en los que le conocieron, y que gracias a las instituciones han podido transmitir. Ése que no se puede escribir con tinta: el legado de las personas. La estela de Buero.

 A continuación ofrecemos el enlace de la Fundación Siglo Futuro donde figura la noticia de la entrega del premio a nuestro alumno:

NOTICIA SIGLO FUTURO

ACTUACIÓN DE LOS ALUMNOS EN EL TEATRO BUERO VALLEJO REPRESENTANDO OBRAS DEL DRAMATURGO

Los alumnos del IES Antonio Buero Vallejo han representado en el teatro homónimo de Guadalajara  una de las obras más representativas del dramaturgo: “El Tragaluz”. En presencia, entre otras autoridades, del concejal de cultura del ayuntamiento de Guadalajara y la directora del Centro, se ha hecho entrega de los premios de la primera edición del Certamen Literario ‘Antonio Buero Vallejo’, convocado en el instituto bajo el lema ‘La vida, como teatro.’

Para más información pinchar en el enlace a la noticia:

CulturaenGuada