Distintivo Vida Saludable

EL DISTINTIVO “SELLO VIDA SALUDABLE” DEL IES ANTONIO BUERO VALLEJO

PIRAMIDE ALIMENTICIA
En las últimas décadas, se han producido muchos cambios en el estilo de vida de la población española. Ha habido muchas mejoras y progresos en los ámbitos sanitarios, tecnológicos, científicos, educativos, culturales… Pero también, han surgido aspectos negativos.
Centrándonos en la población infantil y juvenil, se han incrementado los niveles de obesidad y sobrepeso, por una alimentación poco saludable y por el aumento del sedentarismo. Además, se ha elevado el consumo de sustancias nocivas para la salud como: tabaco, alcohol, estimulantes, estupefacientes… Todos estos factores perjudican seriamente a la salud.
Si tomamos como referencia la definición de salud de la OMS: “Estado completo de bienestar físico, mental, social y espiritual y no solo la mera ausencia de enfermedad”, entenderemos la magnitud del problema.

El Parlamento Europeo, en la resolución de 13 de noviembre de 2007, sobre la función del deporte en la Educación, ya informaba de que 1 de cada 4 niños europeos eran obesos, y en el caso de España más del 30% de los niños padecían obesidad y sobrepeso, además de perder forma física en comparación con generaciones anteriores, debido a la inactividad física.
Esta resolución toma en consideración la importancia de la asignatura de Educación Física, porque prepara al alumnado para desarrollar estilos de vida saludable, concentrándose en el desarrollo físico y mental e inculcando valores sociales, además de su contribución a mejorar la integración social.

El Estudio de Vigilancia del Crecimiento “ALADINO” (Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad), dentro de la Estrategia NAOS ¡come sano y muévete! De la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, que realizó en 2010-2011 con niños de entre 6 y 9 años, confirma los porcentajes de obesidad y sobrepeso señalados anteriormente, y comparándolos con los resultados obtenidos en el estudio ENKID de 1998-2000, observa una disminución en los varones desde el 37,7% al 34,1 %, sin embargo un aumento en las mujeres desde el 22,9% al 28,6%.
El Estudio ALADINO indica también, que las actividades sedentarias de 1 hora o más, entre semana, se dan en más del 70% de niños / as, en el caso de la televisión, y más del 50% en los fines de semana, jugando con PC o consolas.

Otro organismo que está reclamando la necesidad de crear proyectos de actividad física y deportiva para escolares, integrados y vinculados con la Escuela y en coordinación con otras entidades e instituciones locales, es el Consejo Superior de Deportes. Su “Plan Integral para la actividad física y el deporte” de 2009, fue impulsor del Proyecto marco nacional de la actividad física y el deporte en edad escolar, en el que se señala la necesidad de una educación en hábitos saludables, frente a las facilidades que aporta el desarrollo tecnológico incitando a prácticas sedentarias, y las ofertas de ocio que siguen esta tendencia, convirtiendo a los jóvenes en grandes consumidores de actividades pasivas.
Además, destaca los grandes potenciales de la actividad física y deportiva en la educación en valores como la responsabilidad, el compromiso, el respeto, la justicia, ladignidad, la solidaridad y la cooperación. También indica que la aceptación de las reglas, facilita la adquisición de códigos de convivencia.

Sin embargo no podemos olvidar, que la práctica de actividades físicas y deportivas en sí mismas, no conlleva estos resultados positivos que estamos destacando, ya que depende de cuáles sean los objetivos, quién las dirija, cómo se haga, dónde se desarrollen y la finalidad que se las dé. Por ello no podemos obviar la otra cara de la moneda: la violencia, la agresividad, la xenofobia, la discriminación…

El Proyecto marco nacional de la actividad física y el deporte en edad escolar del CSD, nos hace reflexionar sobre la doble responsabilidad de la actividad física y deportiva, por un lado formar personas capaces de convivir y fomentar la cohesión social, y por otro lado, que sean críticas con las prácticas antidemocráticas. Y también incide en la importancia de adecuar las actividades a las etapas educativas, estableciendo diferentes objetivos y contenidos en función de las edades de nuestro alumnado.

Para que haya una garantía de una buena labor educativa, es fundamental que los proyectos nazcan en los centros educativos y sean coordinados por profesores.
En esta línea, el Juego Limpio, “fair-play”, debe estar presente en todas las actividades que se desarrollen con los escolares. Un aspecto que tristemente está de actualidad, es el dopaje en el deporte. Debemos hacer especial hincapié en el trabajo de reflexión y desarrollo de una actitud crítica ante estas prácticas.

Muchos informes y estudios reflejan otro aspecto relevante, el abandono paulatino de la actividad física y deportiva en la adolescencia. El Estudio sobre los hábitos deportivos de la población en España del CSD (2011), que se realizó entre una población de 6 a 18 años, indica que el porcentaje de personas inactivas desciende desde el 10% a los 6-7 años hasta el 4% a los 10-11 años, edad en la que se produce un punto de inflexión, aumentado progresivamente hasta los 16-18 años, con una mayor aceleración en el caso de las chicas, que en esta edad alcanzan el 25% frente al 8% de los chicos. La nacionalidad también es un factor que influye, siendo mayor el abandono de la actividad física, en el caso de la población nacida en el extranjero.
Consideramos que se puede extrapolar este abandono de actividades físicas y deportivas, a una pasividad en general hacia la participación de actividades y el asociacionismo de nuestros adolescentes.

A esta descripción del estilo de vida de nuestros niños y jóvenes, hay que añadir un factor que dificulta el acceso a muchas de las actividades físicas, deportivas y formativas en general, y es la situación de crisis económica prolongada que está soportando nuestro país. Detrás de las cifras están las personas, y esta difícil situación económica recae en las familias, por ello en nuestro alumnado, y la sufren doblemente, porque también está repercutiendo en los centros docentes, que tenemos menos recursos.

Por todo lo argumentado anteriormente, el IES Antonio Buero Vallejo, quiere tener un proyecto de centro, que estimule la participación en actividades que promuevan estilos de vida más saludables, en todas sus dimensiones: física, mental y social; A través de actividades físicas y deportivas y también formativas sobre: alimentación, nutrición, educación en valores, desarrollo personal y social. Algunas de ellas con el valor añadido del plurilingüismo y el uso de las TIC.